7.4.07


RESTOS

duermo hasta que el último perro ladre.
el día empieza como si entrara de pronto
a una habitación donde alguien acaba de llorar
una mujer se me pierde memoria adentro
sus manos son cucharitas
con las que da de comer al olvido.
para que no adelgace
para que se duerma sin dolor.
te buscaba luego a cualquier hora
porque el día y la noche
eran solamente dos luces diferentes para verte.
pero hay lugares a los que no se puede entrar aunque se quiera
yo me quedo y desmenuzo el aire
para encontrar restos de tu voz.

No hay comentarios.: